contacto@danielh.cl

+569 8517 3293

Daniel Hernandez Fotografía
Ver más fotografías

BLOG

TRASH THE DRESS

Fotografo de matrimonios DanielH

 

Nuestras abuelas guardaban, en un enorme ropero, o un baúl (“el baúl de la abuelita”) lleno de bolitas de naftalina, el vestido de novia. En aquellos tiempos, a veces este vestido volvía usarse con las hijas, y especialmente las nietas más retro.

El matrimonio es para siempre, por eso deja de ser necesario guardar el vestido de bodas para una supuesta repetición del matrimonio. 

Actualmente existe una tendencia a no guardar el vestido de novia, hay muchas razones para ello, la falta de espacio en los departamentos; que ya las hijas no quieren usar el vestido de novia que usó su madre; la economía y varias otras.

Pero junto con no guardar el vestido de novia, Michael Cooper, fotógrafo de matrimonios, inició esa tendencia en 2001, en lo que se denomina Trash the dress, es decir, convertir en basura dicho vestido, aunque no se trata de echarlo directamente al cubo, sino usarlo en una sesión fotográfica posterior a la boda y de la luna de miel, en que los novios vuelven a vestirse  con sus trajes de la ceremonia  y se fotografían en ambientes más relajados, entretenidos y hasta discordantes de las fotografías realizadas durante la boda.

Cuando me refiero a los ambientes donde se realiza el trash the dress, no quiere decir que las fotos no sean glamorosas, elegantes, pero si son divertidas, más relajadas que el día de la boda, y que significan, además de volver a usar el vestido, que el matrimonio está entrando en la vida amorosa cotidiana de una pareja, por ejemplo, la novia y el novio tomando una cerveza directamente de la botella y con un completo con mucho aderezo en la otra mano; tal vez al lado del carrito de ventas de completos.

Esta prolongación de la boda, la realizan los novios solos, en su intimidad y complicidad de pareja. Es una notificación de que la boda se ha realizado ya, y el vestido no volverá a usarse. El propósito de usarlo ha quedado atrás, por lo que no importara ensuciarlo, mojarlo o en casos extremos, tirarlo o destruirlo.

Como fotógrafo de matrimonios, mi trabajo me apasiona, es una forma de expresión artística que requiere sensibilidad y creatividad, y en el trash the dress, es el reflejo de la felicidad de los novios que inician una vida de pareja.

Se dice que el antecedente de esta tendencia se encuentra en una escena de la telenovela, Sunset Beach, protagonizada por Susan Ward, que con su personaje Meg Cummings, corre al mar y moja y ensucia su traje de novia, cuando se cancela su boda. Aunque las circunstancias no coinciden, pues una novia esta desesperadamente triste, y la otra está radiante de felicidad; las fotos reflejarán esa alegría aun cuando su traje se está destruyendo.

Muchas abuelas protestarán, y otras querrían volver a vivir su boda para hacerlo también. La felicidad es un estado de ánimo que no tiene que ver con atesorar el  traje, sino recuerdos.

En Santiago existen muchos lugares donde realizar estas sesiones fotográficas de trash the dress, parques, piscinas, nieve, playas, barrios, calles. También en la casa de los novios, por ejemplo, ambos vestidos de novios pintando la casa, cocinando, limpiando  pisos, barriendo escaleras, en bicicleta, tomando el metro y muchos otros sitios y circunstancias. etc. Solo se requiere novios relajados y con ánimo de divertirte en la sesión de fotos para que el fotógrafo capture esos preciosos momentos 

 

Como bien dice el nombre de esta nueva tendencia “trash the dress”, puede que el vestido acabe para tirarlo a la basura, pero como nunca más se usará, será buena una última, alegre y divertida forma de fotografiar tu matrimonio.

Volver a Blog

TRASH THE DRESS
ContactoLlamar

Contáctenos

Desarrollado por

Tweet